Pozuelo y la Universidad: Obligados a entendernos.

Pozuelo de Alarcón, que alberga en su término municipal alrededor de treinta centros de carácter universitario, no puede ser considerada, hasta el momento, como una verdadera “ciudad universitaria”.

La Universidad no ha formado parte de nuestra identidad como ciudad desde el punto de vista histórico. La presencia de los distintos centros en ella tampoco se ha debido a una decisión de planificación administrativa o política. Ha sido nuestra proximidad a Madrid y el menor impacto en la inversión, a llevar a cabo por las entidades, algunas de las causas de la realidad actual.

Por otro lado, los centros universitarios existentes realizan sus funciones, pero sin involucrarse en la vida diaria de nuestro municipio. Y tampoco la existencia de este gran número de centros ha servido, de forma significativa, de apoyo a nuestra ciudad para la realización de funciones de tipo educativo, social, económico o cultural.

Pero sean unas u otras razones que han dado lugar a la situación actual, esa misma realidad, esa fortaleza con la que contamos, debe conducirnos a llevar a cabo una decidida apuesta de futuro: hacer de Pozuelo de Alarcón una ciudad con un marcado tinte universitario.

Debemos hacerlo si pensamos en el futuro económico de nuestra ciudad. Un futuro en el que las actividades productivas y del sector servicios de la economía dependen, cada vez más, del conocimiento. Y las universidades se hallan en una posición excelente para difundir entre la comunidad empresarial local los conocimientos que han obtenido por medio de la investigación de base y aplicada. Una universidad con una actitud más emprendedora que debe ser aprovechada como motor del desarrollo económico local de Pozuelo.

Debemos hacerlo si tenemos en cuenta que a nuestro municipio acuden a diario un número muy elevado de estudiantes. La escasa integración, por no decir nula, de los centros formativos, en la ciudad que les alberga, hace que esos miles de estudiantes limiten su actividad a las instalaciones existentes en los campus. Circunstancia que se ve favorecida por el hecho de que Pozuelo tampoco les presta prácticamente ningún servicio complementario. Revertir esta situación, integrar a los estudiantes en la vida social de nuestra ciudad, podría contribuir a luchar contra el vacío funcional de algunas de nuestras zonas urbanas y dinamizarlas.

Debemos hacerlo porque Pozuelo de Alarcón es una ciudad con un porcentaje muy elevado de vecinos con formación superior. Tras haber recibido el influjo de este tipo de educación, en sus diversos tipos y formatos, existen tanto deseos como motivos, en una parte muy importante de población, para continuar su participación en actividades y proyectos formativos y culturales.  La colaboración entre la Universidad, el Ayuntamiento y las entidades privadas puede servir para racionalizar y coordinar esfuerzos, a la hora de realizar una oferta cultural de calidad. Lo que, sin duda, contribuirá a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, al ser una fuente de satisfacción personal.

Es más, nuestra apuesta universitaria debería ir más allá de nuestro término municipal. Toda la zona noroeste de la Comunidad de Madrid cuenta con una amplia presencia de centros de estas características. Sepamos aprovecharla. La coordinación, entre los distintos municipios de la zona, puede representar un factor relevante para lograr los importantes beneficios que para todos nosotros puede tener, no solo su presencia, sino las funciones de estas instituciones educativas: educación, investigación y, de forma creciente el desarrollo de la comunidad en la que se encuentran.

Debemos hacer esa apuesta de futuro. Una apuesta en beneficio, no sólo de los vecinos de hoy, sino de los de mañana.

 

Felix Alba

POZUELO PRESTIGIO